La Ilusión De Volar

Observando la historia de la humanidad, percibimos que el sueño de volar ha sido una constante. Los griegos ya muestran la ilusión por volar con el cuento de Dédalo, quien construyó alas para escapar de la prisión en la que Ícaro lo mantenía.

Durante el Renacimiento, en el siglo XVI, Leonardo Da Vinci, desarrolló distintos proyectos para equipos de vuelo. Entre ellos un helicóptero, un paracaídas y una máquina voladora con alas inspiradas en los murciélagos.

Solamente en 1799 el sueño empezó a volverse realidad. George Cayley realiza estudios y diseños que le llevaron a la conclusión y definición del principio del vuelo mecánico, con postulados teóricos sobre la relación entre el peso, sustentación, resistencia aerodinámica e impulso. ¿Os suenan estos conceptos?  

La extensa obra de Cayley sirvió de referencia directa para que, cerca de cincuenta años después, se construyeran los primeros aeroplanos, basados en sus diseños. George Cayley hoy es considerado el padre de la aeronáutica.[1]

Otro dato importante para la historia del vuelo libre son los logros realizados por Otto Lilienthal, que en la década de los 80 del siglo XIX, contabilizo más de 2.500 planeos, llegando a recorridos de 400 metros de distancia. Utilizaba unas alas hechas de mimbre y tela, con las cuales logró planeos lanzándose desde las colinas. Otto es uno de los grandes nombres de la aviación y perdió la vida en un accidente, cuando probaba un ala.

Además de haber fabricado planeadores y lograr realizar verdaderos vuelos con ellos, Otto Lilienthal tenía una mirada visionaria en relación con los deportes aéreos. Estaba más allá de su tiempo. Sus ideas, publicadas en el anuario estadístico de 1896, así lo demuestran:

“Así como ahora existen los deportes acuáticos habrá en el futuro deportes aéreos; mi gran meta es alcanzar los resultados más espectaculares. Las máquinas y la destreza de los operadores se combinarán íntimamente. Aquél que consiga volar la mayor distancia desde un cierto punto será el vencedor. Este hecho llevará a la producción de aparatos voladores más y más perfeccionados y en un corto espacio de tiempo aparecerán mejoras de las que hoy en día no se tiene ni idea. Ya existen las bases para este desarrollo;

Son también de gran importancia los trabajos de Plazt, en Holanda durante 1922. Proyectó una vela sin elementos rígidos, hecha de tela, con control aerodinámico sobre las superficies. Es una importante referencia documentada sobre un planeador flexible, verdaderamente ligero y funcional.

Francis y Gertrude Rogallo, en la década de los 50 del siglo XX, dibujaron comentas en forma de ala delta, confeccionados con cortinas. Hicieron tests con ventiladores y túnel de viento. Acabaron haciendo experimentos al aire libre. Hoy son reconocidos como padres del vuelo libre.[2]

Inspirado por sus acciones, Dominutosa Jelbert, en los años setenta del siglo XX, creó una cometa rectangular de cajones inflables , ésta fue la base de los actuales paracaídas, que presentaban mejor planeo que los paracaídas redondos de la época.

 

¡Y Voilà, tenemos un Parapente!

La mejor manera de entender un deporte es retroceder a sus orígenes y ver la evolución que ha tenido en las últimas décadas.

Se plantean diferentes opiniones sobre el verdadero origen de esta actividad deportiva. Empezando por un análisis etimológico, la palabra parapente es de origen francés y se puede afirmar que aparece en la década de los 70 del siglo XX. Está compuesta por 2 palabras “parachute- paracaídas” y “pente- pendiente”.

La práctica de paracaidismo es mucho más antigua. El parapente fue producto de la evolución de un paracaídas que solo podía caer en vertical. Gracias a los avances tecnológicos que ya existían, los paracaídas se fueron modificando ofreciendo una nueva opción: el planeo, tener cierta fineza o velocidad horizontal.

Paracaidistas franceses (Jean-Claude Betemps, André Bohn y Gérard Bosson[3]) desarrollaron técnicas de aterrizaje de precisión, despegando desde laderas y buscando una mayor permanencia en el aire. El poder aplicar las técnicas de vuelo propias de las alas delta fue un factor determinante y fueron el origen del parapente como tal.

La noticia de esta nueva manera de volar trascendió especialmente al mundo del montañismo donde implementaron la idea de llevar velas en sus expediciones, para bajar volando desde las cumbres. A partir de aquí, el parapente empezó a tener una fuerte demanda en el mundo de la montaña.  (Mario Arqué – Parapente Iniciación, Madrid, pp. 12-17)[4],

El Parapente es el resultado del proceso de evolución de los paracaídas deportivos y planeadores ligeros desmontables, reuniendo características de ambos. Sin embargo, hoy mantiene identidad propia.

El Parapente fue ganando adeptos y el número de practicantes creció más y más rápido que el de otras modalidades de deportes aéreos. Hay autores que afirman que el Parapente es el primer deporte aéreo de práctica masiva.

Con el paso de los años se ha seguido con el progreso y la constante investigación; a día de hoy tenemos alas de alto rendimiento, que proporcionan prestaciones realmente extraordinarias, con planeos de más de 1/10 que permiten realizar con plena seguridad vuelos de cientos de kilómetros, aprovechando solo las fuerzas de la naturaleza.

 

Características y lugares de práctica

Parapente es un planeador ultraligero flexible, desmontable y relativamente fácil de transportar. Como deporte, es una actividad concebida para la práctica del vuelo libre.

Se considera un planeador porque para volar no necesita un motor, como los aviones, ni necesita ser más ligero que el aire, como lo son los globos. Como pesa menos que el piloto, puede ser considerado ultraligero. Además, permite que el piloto despegue y aterrice a pie, sólo con sus propios medios. Está hecho de tejido y materiales textiles, sin ninguna estructura rígida, lo que lo hace flexible.

El vuelo es posible aprovechando las fuerzas aerodinámicas aplicadas a los movimientos del ala en el seno del aire. La corriente de aire provocada por el desplazamiento es el origen de las fuerzas aerodinámicas (viento relativo).

  

A quien va dirigido este deporte -Personas que pueden practicar parapente

Como cualquier otro deporte, el Parapente es una actividad deportiva que requiere ciertas habilidades físicas y mentales para desempeñar dicha práctica de forma segura y poder disfrutar de esta excitante actividad.

La constante evolución de este joven deporte permite, a día de hoy, que prácticamente cualquier persona pueda practicar esta actividad.

Tenemos dos formas de práctica:

  • Vuelo biplaza o tándem – Este vuelo permite que, junto a un piloto experto, se vuele a un pasajero. Los dos juntos en un mismo equipo. Sólo se necesita una vela más grande y es que, el tamaño del parapente es proporcional al peso de ambos.
  • Gracias a este avance, podemos hacer partícipe del vuelo a casi cualquier persona; el pasajero no necesita disponer de habilidades o conocimientos de técnicas de despegue o aterrizaje. Con unas sencillas instrucciones podrá despegar los pies del suelo.

El piloto, con ayuda de asistentes incluso puede despegar con las personas con ciertas discapacidades. Es apta para hombres, mujeres y niños (con consentimiento de los padres),

  • Vuelo individual- piloto autónomo. Para esta actividad se necesitan habilidades físicas y motoras, buenos reflejos, que se pueden adquirir y perfeccionar en el curso de iniciación. La ventaja de esta actividad es que no necesita una fuerza física muy elevada. Es suficiente con que la persona tenga cierta agilidad y coordinación en los movimientos.

 

¡Con eso y con muchas ganas de descubrir un mundo nuevo es m+s que suficiente!

Bibliografía

 

[1] Disponible en https://www.efdeportes.com/efd196/historia-de-los-planeadores-hasta-parapente.htm, ultimo acceso en 23.02.2021

[2] Disponible en http://enelvientomexico.blogspot.com/p/breve-historia-del-vuelo-libre.html, ultimo acceso 23.02.2021

[3] Disponible en https://www.ecured.cu/Parapente#Meteorolog.C3.ADa, ultimo acceso 26.05.2019

[4]  Citado en el artículo Historia del vuelo libre, publicado en http://enelvientomexico.blogspot.com/p/breve-historia-del-vuelo-libre.html, ultimo acceso en 26.05.2019.